La Plage de Glazart

Por fin, días de sol. Van los dos primeros conciertos de la semana y nos han acompañado cielos abiertos y mejores temperaturas, comenzando el martes 5 montados en un barco en Toulouse, y siguiendo a pie firme en las arenas de La Plage de Glazart, en París, el miércoles 6, en una fiesta que hasta ahora retumba en nuestras cabezas junto a Dengue Dengue Dengue.

Pero primero, el barco: el Festival Convivencia se realiza desde hace 20 años siguiendo el recorrido de un “péniche” (un tipo de embarcación fluvial) que recorre de lado a lado el Canal de Deux Mers, uniendo el Atlántico con el mar Mediterráneo, desde Bordeaux hasta Montpellier. El recorrido, y por ende el evento, dura más de un mes debido a la escasa velocidad de la noble barca, que se convierte en escenario de artistas de todas partes del mundo en esta época del año.

Llegar hasta aquí nos costó una de las primeras grandes conclusiones de este viaje: los recorridos en tren son disfrutables y hasta divertidos cuando duran, máximo, tres horas. A partir de la cuarta hora, comienza la impaciencia, el hambre, el mal humor. Pero en fin, llegamos y nos recibió la tripulación una cerveza helada para sobrevivir al calor, unos buenos 28 grados que se sintieron con todo su poder en la prueba de sonido, aunque para la hora del concierto, a las 10pm y todavía con los últimos rayos solares, habían menguado considerablemente.

Una sorpresa nos recibió al subir al escenario: en la primera fila unos diez o quince compatriotas sostenían carteles que decían “Peruanos en Toulouse”. Tomaron la iniciativa de Mauri de “peruanizar” a las más de tres mil personas presentes, y gracias a la música lo consiguieron. Fue una linda fiesta de comunión de culturas, de convivencia, al fin y al cabo, como el nombre del festival lo indica.

El regreso a París el miércoles nos llevó de frente a la sala del concierto, un espacio abierto con arena frente al escenario que apropiadamente se llama “La Plage” (“la playa”). Ya con las fotos pueden hacerse una idea: para las 8:30pm en que subimos al escenario el sol caía dorando las cabezas del respetable, que se repartía parejo entre eufóricos coterráneos y entusiastas parisinos.

La hora y media se pasó al toque y luego subieron los Dengue Dengue Dengue, bien recibidos y reconocidos por los locales, para poner en trance a todo el mundo con su cada vez más ecléctica electrónica tropical.

El set de cierre (la hora límite es 2am), fue con Waqay, o Florent para nosotros, nuestro tour manager, quien logró mantener la energía pinchando con gusto y estilo francolatino. Chévere compartir el escenario con nuestro representante/fotógrafo/intérprete, a quien pronto le revelaremos la chapa que le hemos puesto, muestra inequívoca de que estamos entrando en confianza. Pero eso lo reservamos para nosotros. Próxima parada, el sábado, el festival Terres du Son en Monts, en el corazón del país. Allá vamos.

Management y Contratos (Perú)

Correo: contratos@bareto.net
Oficina: +51 1 584 2000
Móvil:    +51 99 61 00 302

Booking USA / Europe